martes, 17 de noviembre de 2009

La última cabezada, Cherburgo '44





Un rincón de verdor en donde un arroyo canta a lo loco
colgando lateados jirones en las hierbas;
donde reluce el sol desde la altiva
montaña: un vallecico
que hace espuma radiante.

Un soldadito boquiabierto y descubierto duerme
con la nuca bañada por los berros azules
y frescos; extendido en la hierba
bajo las nubes, pálido en su lecho verdoso,
donde llueve la luz.

Con los pies en los lirios duerme, sonriendo como
un niño enfermo sonreiría; está
echando un sueño: acúnale cálidamente,
Naturaleza: tiene frío.

Los perfumes no estremecen ya su olfato,
Tranquilamente duerme al sol, sobre su pecho
tiene una mano. Tiene
dos orificios rojos en el lado derecho.



Arthur Rimbaud (en versión de Aníbal Núñez)
El durmiente del valle



No hay comentarios: